miércoles, 24 de junio de 2015

Las siete colonias: Introducción



Sin embargo, al coronel no le faltaba razón, los dackharianos eran duros e individualistas, pero sobre todo muy orgullosos…
—Me gusta Vega III. —asintió conforme el androide.
—Sí, no me extraña. Allí los humanos aspiran a ser como androides, y los androides aspiran a ser como humanos —afirmó Gretch parafraseando un dicho popular. 
—En Eternia se está produciendo un movimiento separatista que amenaza con colapsar la economía de todo el planeta. Esta pobre gente son sólo los primeros perjudicados.
—La vieja Tierra sólo es un yermo asolado y sin vida, en Nueva Tierra encontrarás lo más parecido a tu mundo que existe, te lo aseguro.
 —Entonces veo ya muy claro lo de Atenea —opinó Rob—. Aunque suene a tópico, a los atenianos se les conoce por su afición a ese tipo de enseñanzas humanísticas.
Marc sabía que Nibiru se había transformado en una colonia poco habitada con el paso de las décadas, tanto que hasta había renunciado a buena parte de su independencia para convertirse en un protectorado de Nueva Tierra.

 Nueva Tierra, Dackhara, Eternia, Solarian, Vega III, Atenea y Nibiru son las siete colonias que la humanidad habita en el siglo XXXIII, y aunque todas tienen un origen común, con el paso de los siglos han ido desarrollando su personalidad propia, de tal forma que los comentarios anteriores, obtenidos de boca o pensamiento de los personajes de "La furia de Dackhara", no son casuales o gratuitos.
A lo largo de los próximos días crearé entradas individuales para cada uno de estos planetas, y en cada una de ellas encontraremos información adicional a la que se encuentra en el libro, con la intención de crear un universo cada vez más amplio.

Permaneced atentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario